Proyecto Imágenes Colaboraciones Prensa

SIN TITULO 1 (Chozos de Pastor)
Intervención sobre el paisaje

Sin Titulo 01 (chozos de pastor) es un proyecto artístico que combina lo primitivo, lo lúdico, lo social y lo espontáneo en una suerte de espacio mágico para la investigación del paisaje rural contemporáneo.

En el término del Pendoncillo (Guzmán, Burgos) se ha reconstruido el antiguo chozo de pastor que lo ocupaba, y a través del principio óptico de la cámara obscura, ha sido transformado en un rudimentario observatorio del paisaje.

Cuando uno se introduce en el edificio, cierra la puerta detrás suyo, espera un minuto para que sus ojos se adapten a la oscuridad y descorre la lengüeta que cierra el orificio perforado en la misma puerta de entrada. A continuación en la pared de enfrente, puede ver la imagen del paisaje exterior, pero invertida 180o. Todo lo que ocurra en ese mismo momento afuera, podrá ser observado desde el interior del chozo, a tiempo real.

Los popularmente conocidos como “chozos de pastor” son refugios construidos por campesinos, cazadores y pastores, en las afueras de las poblaciones rurales, para guarecerse de la inclemencias meteorológicas, cuando se encontraban realizando tareas a la intemperie o en periodos de trashumancia.

Chozos de Pastor

Estos edificios son uno de los ejemplos más característicos de la arquitectura vernácula europea. Su fisonomía depende de la disponibilidad de materiales para su construcción, las condiciones del terreno, la climatología local y las habilidades de quienes los construían.

Se encuentran localizados en la mayoría del territorio agrícola-ganadero, normalmente al borde de caminos o vías de comunicación y sobre tierras comunales. Al no tener un dueno concreto, ya pertenecían a la comunidad, podían ser usados por cualquiera que lo necesitase.

Con la llegada de los vehículos motorizados al campo y los cambios en las prácticas trashumantes, estas construcciones fueron cayendo en desuso, y una importante mayoría se encuentra en la actualidad en estado de ruina o desaparecidas.

Este trabajo ha consistido en llevar a cabo la reconstrucción de uno de estos chozos y transformarlo en un observatorio del paisaje, a través del principio óptico de la cámara obscura.

En el término del Pendoncillo y sobre su antigua base, se ha reconstruido el chozo que lo ocupaba, utilizando el material propio de la zona (piedra caliza) y respetando la arquitectura tradicional de planta redonda y techo abovedado. El interior ha sido adaptado a la nueva función del chozo como observatorio, sus paredes internas han sido  tapiadas, enfoscadas y encaladas para facilitar la recepción de la imagen.

En el hueco de entrada se ha colocado una puerta metálica para sellar su interior de la entrada de luz. Sobre esta puerta se perforó un orificio de 18 mm de diámetro, calculado siguiendo la fórmula de Lord Rayleigh, usada en la construcción de cámara oscuras.

Cámara obscura

La cámara obscura es el instrumento óptico predecesor de la actuales cámaras fotográficas. Consiste en una sala o habitación sellada completamente a la luz excepto por un pequeno orificio, el estenopo, practicado en uno de los muros. A través de este orificio entran los rayos luminosos del exterior, reflejando la imagen de fuera, dentro de la pared interna de la habitación, opuesta al agujero.

El chozo fué convertido en esa habitación sellada a la luz. A través del orificio practicado en la puerta, la imagen del exterior, se refleja en la pared interior del chozo, mostrando el paisaje que lo rodea invertido 180 grados.

Funcionamiento /Instrucciones de uso

Para hacer funcionar la cámara obscura, hay que primeramente introducirse dentro del chozo, cerrar la puerta y esperar aproximadamente un minuto, para que los ojos se acostumbren a la oscuridad. Transcurrido ese tiempo, se descorre la lengüeta que tapa el orificio perforado en la puerta de entrada y a continuación dirigimos nuestra mirada hacia la pared opuesta a la puerta, donde podremos ver la imagen del paisaje exterior pero invertida 180o, como se menciona anteriormente.

Proyecto

Este trabajo propone una nueva forma de relacionarnos con el territorio que rodea las poblaciones rurales. Antes de la llamada “Revolución Verde”, cuando la mayoría de los trabajos agrícolas se realizaban a mano, el campo era un espacio habitado, un espacio social.

En la actualidad, tras la asimilación de los cambios tecnológicos de este siglo, la mayor parte de la vida tiene lugar dentro de los núcleos urbanos, entre las paredes y las calles de los municipios.

Este proyecto nace con la intención de ensanchar el espacio de lo habitable dentro del paisaje, dentro del territorio.

Con este objetivo se ha elegido uno de los elementos más característicos de la arquitectura nómada, con una gran tradición social, los chozos de pastor. A parte de recuperar una de estas construcciones para evitar su abandono y promover su conservación, el proyecto quiere utilizarlo como “senuelo” para atraer a la población fuera de los municipios y favorecer la utilización del espacio agrícola como un espacio social, habitado, útil y enriquecedor tanto para los locales, como para los visitantes.

Felix Guattari: “la más importante función constitutiva de las nuevas prácticas artísticas es crear dispositivos en los que la historia pueda hacerse”


Al transformarlo en una cámara obscura se le dota de una nueva función, la de observatorio. A través de su particular óptica, la imagen que nos ofrece esta “cámara”, no es una imagen estanca, sino una imagen en movimiento, viva, continuada y fiel a cualquier cosa que ocurra en el exterior del chozo.

Si afuera tenemos un grupo de personas bailando, esto mismo será lo que veamos en el interior, si llueve, también podremos observar el caer de la lluvia a tiempo real.

Esta característica de poder ver “a tiempo real”, nos ayuda a combatir la nostalgia con la que muchas veces se mira al entorno agrícola, siempre desde un pasado más o menos glorioso. No importa lo que acontezca, la imagen que nos devuelve el chozo será siempre leal al presente, revelando una identidad más honesta y en continuo cambio como es la del contexto rural.

“Para mi las fotografías de paisajes (urbanos o campesinos) deben de ser habitables y no visitables” R. Barthes

 

Proyecto Imágenes Colaboraciones Prensa